La noche mágica del Madrid CFF

El Antiguo Canódromo vivió una noche vibrante con la victoria del Madrid CFF sobre el Real Madrid en la prórroga de los cuartos de fina de la Copa de la Reina

Madrid CFF Copa de la Reina
Autora: Lalu Albarrán
Chantal Reyes (@cchantalreyes) | 22/04/2021 - 09:52h.

La Copa de la Reina en formato a partido único facilita la capacidad de sorprender, de hacer favorito al menos favorito, de cambiar dinámicas, de jugárselo todo en un partido imprevisible del que solo se conoce el pitido inicial. Eso fue lo que le pasó ayer al Madrid CFF contra el Real Madrid en el duelo de cuartos de final disputado en un intimidante Antiguo Canódromo repleto de familiares y allegados de las futbolistas locales. No hubo, eso sí, posibilidad para que los aficionados del Real Madrid acudieran al estadio. La grada era madridista, pero no real.

El partido de ayer era un derbi, y se notó. La presencia de aficionados del Madrid CFF fue un aspecto clave desde el principio del encuentro y añadió ese plus al choque que, desde la llegada del COVID-19, tanto se ha echado de menos. El fútbol sin aficionados es un poco menos fútbol, y ayer se vivió un fútbol elevado al cuadradado. La grada se cayó con el gol de Geyse en el minuto 3' tras un frenético inicio del conjunto local, que tras su buena actuación en liga, demostró también querer dejar su huella en esta Copa de la Reina.

No fue la única ocasión del Madrid CFF en la primera parte, que rozó el gol en diferentes ocasiones y se topó con Yohana tras un saque de córner para mantener la mínima diferencia. El Real Madrid, incómodo en el terreno de juego, con imprecisiones y errático en los pases, no se terminaba de encontrar cómodo en un Canódromo que fue una olla a presión. Las dos llegadas al área más peligrosas del conjunto blanco fueron solventadas sin mayor problema por un equipo local que se desgastó fisícamente. También lo hizo el Real, en un encuentro tenso y exigente tanto a nivel futbolístico, como a nivel de graderío, como a nivel de intensidad. Porque hubo contacto, mucho. Y también se perdonaron algunas tarjetas amarillas al equipo local, así como un penalti por mano de Kaci.

El Real Madrid mejoró de forma notable en la segunda mitad, y empezaron a acumular ocasiones. La más clara fue una triple ocasión en la que Ulloa y la defensa se hicieron un lío y el balón no terminó al fondo de la red de milagro. El Madrid CFF, tras una gran primera parte, resistía los intentos blancos en la segunda. Pero el gol era cuestión de tiempo, y llegó en forma de penalti sobre Oroz que, cómo no, Kosovare Asllani transformó con templanza entre abucheos de la grada.

Un partido tan intenso tenía que desembocar en una prórroga todavía más intensa. Ánimos caldeados, jugadoras al límite, gradas que se quedarona afónicas. La prórroga pudo decantarse para cualquiera, porque ambos equipos se dejaron la piel en el campo y merecieron ganar. Pero era la noche del Madrid CFF en el Antiguo Canódromo y una incansable Priscila Borja marcó un golazo en el 110' de la prórroga para que el estadio estallara eufórico. La alegría del Madrid CFF al finalizar el partido, la celebración con su cantera, el ambiente en el Canódromo. El conjunto dirigido por Óscar Fernández vivió una noche para el recuerdo que le permite avanzar hacia semifinales de la Copa de la Reina en su primera participación.

El Real Madrid, que se ve eliminado en primera ronda, podrá tener la revancha el domingo a las 12.00h, esta vez en Matapiñonera, en el partido de liga.

publicidad
publicidad